La naturaleza nos muestra otra vez cómo la casualidad nos invita a percibir las formas que nos rodean, a modo de “objet trouvé”.